Las cuentas y los cuentos de la independencia (Josep Borrell, Joan Llorach; ed. Catarata)

Si conocéis el programa El Intermedio de la Sexta, a lo mejor habéis visto esta entrevista a Josep Borrell.

He añadido este vídeo porque la entrevista está completa, por si queréis verla.

En la entrevista hacen referencia a un artículo de opinión que se publicó en el diario El País (enlace aquí) que titulan y en el que se preguntan “¿Dónde están los 16.000 millones?”, haciendo referencia a los millones que, según aseguran ciertos políticos y partidarios independentistas, roba España a Cataluña y que, por tanto, si Cataluña fuera independiente dispondría de ese dinero para pagar la sanidad y educación que nos han estado recortando desde hace años. Ese artículo fue el germen del libro que publicita en la entrevista, que es el mismo que despertó mi interés y acabó siendo un regalo que me hizo mi madre. Y yo, como siempre agradecida, emocionada y encantada con cualquier regalo pero más aún porque mi madre es la mejor.

Los autores, a modo introductorio, nos indican que el objetivo de este libro es el de analizar críticamente los argumentos políticos y económicos que se esgrimen desde los partidos y seguidores independentistas para convencer a los votantes y conseguir alcanzar la independencia de Cataluña. Esos argumentos han sido muchas veces repetidos, sobretodo por dos de los representantes de los principales partidos independentistas (uno de ellos desde hace bien poco tiempo, todo hay que decirlo): Artur Mas (CDC) y Oriol Junqueras (ERC).

Como podéis ver en el índice, el libro de divide en doce capítulos además de la introducción y un epílogo. El título de cada capítulo deja claro su contenido.

En primer lugar, nos recuerdan las declaraciones de Junqueras y Mas añadiendo al pie de página referencias de dichas declaraciones. La mayoría de estas referencias son enlaces de internet, lo que es un poco inútil en un libro de papel. Me imagino tecleando la dirección reducida http://goo.gl/L8k8fp para ver una entrevista a Mas en TV3 y me resulta extraño, será porque estoy acostumbrada a enlazar y no a teclear enlaces. Manías.

Según los autores, con argumentos como los que defienden Mas y Junqueras se ha construido el abecé del independentismo catalán, que todo el mundo repite y pocos cuestionan. Los clasifican en:

  • Argumentos políticos: la soberanía y el derecho a decidir aceptado en los países democráticos avanzados
  • Argumentos económicos I: Cataluña sufre el mayor expolio fiscal del  mundo
  • Argumentos económicos II: La independencia no tendrá consecuencias negativas y sí muchas positivas

Tal y como explica el propio Borrell en la entrevista, en el libro se recogen testimonios de sus investigaciones que desmienten algunas declaraciones o argumentaciones independentistas. El análisis principal es el relacionado con el déficit fiscal y los 16.000 millones de euros. Por eso se dedican a explicar los diferentes métodos que se pueden usar para calcular las balanzas fiscales y, una vez explicados, van exponiendo los resultados obtenidos con cada uno de ellos. Ellos mismos los resumen antes de entrar en materia:

1. Hay dos tipos de métodos de cálculo de las balanzas fiscales: flujo monetario y carga-beneficio.

2. Hay dos tipos de balanzas fiscales: las observadas y las que se obtienen neutralizando el déficit público estatal.

3. Hay varios métodos de neutralización: por los ingresos, por los gastos, por diferentes combinaciones del ingreso y del gasto, por la población…

Estas páginas me costaron bastante y aunque las leí varias veces intentando comprender lo que estaba leyendo, no sé si lo conseguí y ahora mismo no sabría explicarlo. Se agradece el esfuerzo que realizan poniendo ejemplos simples y a lo mejor vosotros lo podéis comprender mejor que yo. De todas maneras, aunque los conceptos son un poco liosos para los que no sabemos nada de economía, el texto es claro y no añade más dificultad de la ya mencionada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Os pongo unas cuantas imágenes de los cálculos que realizan siguiendo diferentes métodos (no de todos).  Sin duda, estas tablas ayudan a ver las diferencias entre ellos, los resultados realmente son bastante diferentes. Quiero dejar claro que es un libro divulgativo, un poco técnico pero no se detiene en detallar cálculos, explica y muestra resultados.

Aprovechando que estoy escribiendo esta entrada, intento refrendar las conclusiones a las que llegaba mientras leía el libro. Si no me equivoco, el método usado por la Generalitat (en este caso la institución está más pendiente de promover la independencia que de gobernar y cuidar de todos los catalanes, sean independentistas o no) es el que mayor déficit fiscal produce. ¿Casualidad? Me parece que no. Es muy conveniente para los intereses independentistas.

Otro tema que se trata es el principio de ordinalidad, es decir, que después de poner las cuentas en claro con Hacienda, Cataluña cae en el ranking de las comunidades autónomas. Si se miran estas tablas, se ve que no somos los únicos perjudicados.

El sistema de financiación ha quedado obsoleto. Posiblemente si no hubieran esas diferencias, si todas las comunidades obtuvieran recursos más homogéneos, todos estaríamos más contentos. No se debería luchar por un sistema foral para Cataluña, en mi opinión. Se debería luchar por eliminar cualquier privilegio otorgado que implica el incumplimiento de

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Me propongo terminar haciendo referencia a un párrafo de la introducción, aunque parezca raro. Los autores reflexionan sobre quién podría estar interesado en sus análisis.

Los que consideran la independencia de Cataluña una cuestión de dignidad, aquellos que la quieren por encima de cualquier coste, no estarán interesados. Tampoco esperan que pasen del mito a la razón. En cambio, aquellas personas que quieran saber qué hay de cierto, discutible o bien falso en lo que se dice a favor de la independencia, sí que podrán estar más interesados.

Eso es lo que creen los autores.

No sé si en Cataluña, o fuera de Cataluña, habrá mucha gente interesada. No sé si fuera de Cataluña ya se están cansando tanto del tema que pasan de todo. A lo mejor esa es la táctica: insistir hasta el agotamiento. No desprecio esa táctica, a veces insistir funciona aunque creo que la gracia es insistir con argumentos un poco más equilibrados entre fe y razón.

Sea cual sea el final de todo este lío, recomiendo leer este libro a todos lo que tengan la convicción de que además de usar el corazón en la vida, también hay que usar el cerebro.

Anuncios
Publicado en Entradas, Libros, Mi colección, Nuevas | 2 comentarios

Los días finales (Bob Woodward, Carl Bernstein; Argos)

 Este libro lo compré a finales de 2014, después de buscarlo por todas partes. Editado en el año 1976, aparecía descatalogado y la única opción era intentar conseguirlo de segunda mano, como había hecho años atrás con el libro sobre JFK. Tuve la gran suerte de encontrar dos ediciones en la Libreria antiquària Maldà. Me acerqué a Llucmajor un sábado a comprarlo directamente en el local que tenían en aquel momento. La mujer que me atendió me enseñó las dos ediciones que tenía disponibles y elegí la que me pareció en mejor estado para leer. Así que por 9€, más el desplazamiento en bus, conseguí hacerme con él para completar mis lecturas acerca del escándalo del Watergate.

En el verano del pasado año 2015 adelanté mucho mis lecturas y colé este tocho de 494 páginas delante de algunos que aún tengo pendientes. La verdad es que mereció la pena pues, como ya declaré en mis comentarios previos de Woodward y Bernstein, es impresionante y admiro la capacidad de investigación, recopilación de datos y notas y el posterior ensamblaje en un texto ameno que consigue engancharte sin remedio. Reconozco que en este me costó un poco más porque la cantidad de nuevos nombres y situaciones con las que no me había familiarizado previamente me resultaron algo farragosas al principio, pero sabía que si le daba una oportunidad no me defraudaría y así fue.

Un par de cosas que me ayudaron a colocar las personas y acontecimientos en su sitio fueron el índice de personajes del principio y la cronología del final del libro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como podéis observar, hay nombres para dar y vender. Por otro lado, la cronología abarca acontecimientos que van desde noviembre de 1968 hasta julio de 1976, con lo que da una foto bastante completa de todo lo que pasó antes, durante y después del escándalo de las escuchas en Watergate.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el prefacio del libro nos cuentan que, como reporteros del Washington Post, comenzaron a historiar los hechos del caso Watergate pocas horas después del arresto de los asaltantes del cuartel general del Partido Demócrata, ocurrido el 17 de julio de 1972. Su trabajo de seguimiento del caso se prolongó más de dos años, hasta la renuncia de Nixon el 9 de agosto de 1974. Nos explican que después de la renuncia, algunas personas que les habían servido de fuente en sus investigaciones sostenían que no se había contado toda la historia de los último días de la presidencia de Nixon. Contando con la ayuda de sus jefes del periódico y con la colaboración de dos personas que contrataron, empezaron la investigación que les llevaría a escribir este libro.

La estructura del libro resulta interesante. Además del prefacio y del índice de personajes que van al inicio, también he comentado la cronología que está al final del libro. ¿Y qué hay en medio, os preguntaréis? El cuerpo principal del libro está dividido en dos partes que se separan en:

Parte I: Dividida en 20 capítulos, empieza a relatar los acontecimientos a partir del día 3 de noviembre de 1973 y termina en el día 23 de julio de 1974. No es una narración totalmente cronológica, pues para explicar ciertos puntos realiza algunos saltos temporales.

Parte II: Dividida en días naturales, narra con más detalle lo que pasó desde el 24 de julio de 1974 hasta el 9 de agosto de 1974, cuando se produjo la renuncia. En este caso, cada día es un capítulo donde el detalle llega a tales extremos que te da la impresión de estar allí mismo, viendo todo en primera fila.

La diferencia fundamental que encuentro entre “Todos los hombres del presidente” y este libro es que en aquél el protagonista era el trabajo periodístico. La propia labor detectivesca era la que atraía todas las miradas y, como en muchos libros/películas de tramas complejas, las vicisitudes de los “buenos” que llevan a desenmascarar a los “malos” es lo que acaba conectando con el lector/espectador. Más aún si la trama es tan liosa y, reconozcámoslo, tan inverosímil.

En el libro que nos ocupa, la historia está totalmente centrada en Nixon, su familia y en los hombres del presidente. Te cuentan sus reuniones, sus actitudes ante el desarrollo de los acontecimientos, sus decisiones y dudas. Así pues, este es un libro para conocer la historia más veraz posible obtenida de la mejor manera que tenían a su alcance, basándose en el trabajo de investigación que les llevó a realizar entrevistas a 394 personas. Entiendo, por ello, que el libro muestra un tono más humano, voy a decirlo así, centrándose no sólo en los hechos y mostrando también rasgos de personalidad de todos los implicados. Ese lado más humano posiblemente sea el causante de mis reacciones ante lo que iba leyendo. A diferencia del primero, aquí sentí lástima, vergüenza ajena y total estupefacción ante ciertas actitudes de Nixon. Creí reconocer en él prepotencia, inmadurez, falta de conexión con la realidad o incluso podría decirse que padecía delirios. Impresiona que la persona que provocó toda la situación fuera tan inestable e incapaz de asumir lo que ocurría. No creo que le faltara inteligencia, pero sí sabiduría y valentía.

Un sentimiento que aún no he mencionado es el miedo. Ahora llegaré.

Nixon pensaba que hacía lo correcto y/o que al ser presidente cualquier cosa que hiciera debía considerarse correcta, por el hecho de ser presidente. La primera posibilidad resulta natural, pues muchas veces hacemos cosas que a nuestro criterio son correctas pero en realidad no lo son. Tan real como la vida misma. Somos humanos y nos equivocamos. Ahora bien, la segunda posibilidad es la complicada. El poder y su mal uso. El miedo de Nixon a perder el poder y el abuso de poder que nos debería dar miedo a todos.

El miedo que deberíamos sentir ante semejantes actos es un miedo que no debería paralizarnos sino mantenernos alerta para alcanzar el mundo que soñamos y que nos merecemos. Cualquiera que sea el método mediante el cual tomemos conciencia de las manipulaciones constantes a las que nos someten, cualquier momento de fugaz lucidez que consigamos tener, nos acerca a la libertad. Esa debería ser nuestra meta más preciada y es importante mantener la esperanza. Por eso es importante que no permitamos que salgan impunes. Por lo menos no siempre.

Publicado en Entradas, Libros, Mi colección, Nuevas | Deja un comentario

El test de la golosina (Walter Mischel; Penguin Random House)

El día de Sant Jordi de 2015, Isabel y yo repasamos el catálogo de libros de Fnac buscando algún libro interesante. “El test de la golosina” me dejó intrigada y me pregunté qué hubiera hecho yo ¿Hubiera superado el test?

Pocos meses después, en mi cumpleaños, Isabel me lo regaló y la verdad es que fue un detallazo. Me sentí, y me sigo sintiendo, muy agradecida y emocionada. También admiro enormemente su memoria pues ya ni me acordaba del libro. Otro ejemplo de mi memoria de pez.

Ahora que hace poco que ha empezado el año, uno de mis propósitos es no esperar tanto entre la lectura de los libros y escribir mis comentarios. Tengo que buscar el equilibrio entre el reposo de mis ideas y el olvido. Escribir esto me ayudará a refrescar la memoria pero me temo que no le haré justicia.

Primero de todo, debería resumir un poco el citado test. El estudio del que habla el autor empezó en los 60 y consistía en estudiar el comportamiento de niños (niños y niñas), de unos 5 años de edad, ante la siguiente disyuntiva: obtener una golosina en el momento o esperar cinco minutos y conseguir dos. ¿Qué hacían los niños? Pues había de todo. Algunos no esperaban nada, otros esperaban un poco pero no lo conseguían y se comían la única golosina disponible, mientras que otros esperaban y lograban comer las dos que les habían ofrecido.

A partir de ahí, los científicos trataron de entender qué pasaba por la cabeza de los niños en cada uno de los casos. Personalmente me parecen más interesantes las tácticas que usaron para conseguir aguantar la tentación que conocer el mecanismo que impidió a los demás alcanzar el objetivo fijado. Sinceramente, no sé qué habría hecho yo en su lugar y ver que algunos lo consiguieron me entusiasma.

Como podéis ver en el índice, el libro está dividido en tres partes.

En la primera parte se explica con mayor detalle el porqué y el cómo del estudio y los resultados obtenidos, así como las preguntas que se realizaron a partir de los resultados ¿El autocontrol lo llevamos de serie o lo podemos aprender? ¿Se puede predecir el futuro de las personas a partir del resultado del test?

En la segunda parte se intentan responder a estas preguntas y a otras que se van planteando. Se muestran ejemplos del uso del autocontrol y sus beneficios en ámbitos como la educación, las relaciones personales, el trabajo, etc. De una manera muy natural el libro te va dando lecciones que puedes aplicar en la vida.

En la tercera parte, el autor reflexiona sobre las implicaciones del estudio y de los resultados. Se puedan realizar mejoras en sistemas educativos, por ejemplo, que no parecen complicadas ni caras, para ayudar al éxito académico de niños que parecen destinados al fracaso escolar. En este punto final, el autor hace un resumen de conceptos y estrategias que se pueden emplear para entrenar la mente.

Personalmente me he quedado con dos puntos que me parecen importantes sobre el autocontrol:

  • El autocontrol se puede entender y por tanto aprender.
  • Hay que buscar un equilibrio. Una vida sin autocontrol puede ser igual de insatisfactoria que una vida con demasiado autocontrol.

Así pues, la base del libro es el estudio de la capacidad de demora pero se tratan bastantes otros temas que se ramifican a partir de ahí. Me gustaría comentar algunos que me han parecido interesantes.

La autoestima. La visión que tenemos de nosotros mismos suele ser diferente a la visión que tienen los demás de nosotros. Según nos explica el autor, habitualmente solemos vernos a nosotros mismos a través de unos cristales de color de rosa, es decir, que en una autoevaluación nos solemos poner mejor nota (puntuación) que la que nos pondría un observador. Un estudio que se comenta en el libro es el compara las diferencias entre las notas de autoevaluación y las notas de observadores a personas que muestran signos de depresión y otras que no. Los observadores no tenían conocimiento del historial médico de ninguna persona del estudio. Se comprobó que las notas que se otorgaban las personas deprimidas a sí mismas se aproximaban a la nota que les otorgaban los observadores, en cambio las notas que se daban las personas que no tenían problemas de depresión diferían más de las que les otorgaban los observadores. Es decir, que las personas generalmente nos vemos mejor de lo que nos perciben los demás,  pero si estamos deprimidos nos vemos a nosotros mismos igual que nos ven los demás. Esta desviación es un mecanismo que tiene nuestro sistema inmunitario psicológico (así le llama) para hacernos sentir bien y cuando eso falla llegan los problemas. La autoestima no está tan mal.

Los rasgos de personalidad y la presunción de coherencia. Es decir, que un individuo será coherente en la expresión de un determinado rasgo en muchas clases diferentes de situaciones en las que ese rasgo sea deseable. Por ejemplo, se supone que una persona muy formal siempre será más formal que otra menos formal en las situaciones más diversas. Recuerdo en una evaluación del trabajo, mi evaluador me dijo que era una persona muy ordenada a lo que me quedé muda. En efecto, en mi trabajo puedo dar esa impresión pero en mi casa tengo temporadas en las que no hay ni orden ni concierto. De esta manera se establece el si – entonces:

si estoy en el trabajo entonces soy ordenada

Es interesante usar esta relación causa-efecto para detectar situaciones de estrés, por poner un ejemplo. En mi caso, podría decir que si mi compañero de trabajo no cumple los plazos y no me avisa entonces me dan ganas de gritar. Si se detecta el problema entonces podremos intentar solucionarlo… ¿no?

En definitiva, os recomiendo mucho la lectura del libro y a buscar más detalle tanto de los temas expuestos como de los que me he dejado en el tintero. Os recomiendo también este vídeo del programa Brain Games, que vi hace apenas unos días en La 2 y que he encontrado en inglés. Paciencia con los cortes publicitarios, se pueden saltar.

Para terminar, me gustaría compartir otro pensamiento nacido de la lectura del libro. Estos estudios me resultan interesantes y los respeto por sus contenidos y tratamientos científicos. Entiendo que buscan el conocimiento del funcionamiento de la mente y del ser humano, ahora bien, el uso que se hace de estos test podría resultar inquietante. En manos inapropiadas, o con conocimientos escasos, podría resultar peligroso.

El autor nos explica en el libro la reacción de una científica a los resultados obtenidos por su hijo en el test. El niño no lo superó y la madre perdió los nervios presuponiendo que su hijo tendría menos probabilidades de éxito en la vida. Luego calmó sus nervios y recuperó la razón, pero si una persona preparada puede “cometer ese error” ¿Qué podemos esperar de otras personas? Plantea dudas incluso sin  entrar en las intenciones que pudieran tener. En mi opinión, el autor se muestra honesto respecto estos posibles problemas y los explica de manera que no queda lugar a dudas. En efecto, debemos tener mucho cuidado con el uso que se da a estos estudios, sean sobre el comportamiento o cuyo objeto de estudio sea el ser humano, como por ejemplo los análisis genéticos. Si olvidáramos que el ser humano evoluciona durante toda su vida, si catalogáramos a las personas mediante evaluaciones basadas en test o análisis,  si se produjera un trato discriminatorio dependiendo de encasillamientos establecidos, estaríamos boicoteando nuestra esencia poniendo en peligro nuestra propia existencia.

Publicado en Entradas, Libros, Mi colección, Nuevas | Deja un comentario

El viejo y el mar (Ernest Hemingway; El País, Clásicos del siglo XX)

 Es muy posible que este libro evoque siempre en mí el verano. No sé si será porque estamos en otoño y añoro los meses de julio y agosto que he disfrutado este año, o es una asociación que mi cerebro realiza por el simple hecho de que lo leí en agosto y el libro te transporta al mar. Sea como sea, ahora mismo sí que me provoca esa sensación y no tengo porqué esperar otra cosa.

Un suceso, a priori intrascendente, provocó que preguntara a mi hermano si Hemingway era para tanto o si era fruto de una mercadotecnia más que eficaz de los estadounidenses, maestros en magnificarse hasta el ridículo. Me respondió que escribía bien y me prestó este libro.

Resulta que esta misma colección (“Clásicos del siglo XX”) la tienen también mis padres, teniéndola a mi disposición durante tantos años sin que despertara en mí interés alguno. Resulta también que el gesto de mi hermano me despertó la necesidad de leerlo, en este momento particularmente extraño en el que me vengo encontrando y que no acabo de entender. Así lo hice.

Confieso que mis expectativas no eran claras pero me decantaba hacia el escepticismo. Pese a eso, y pese a que conocía trazos de la historia, procuré leerlo con la mente abierta.

La primera parte de la historia, la presentación y localización de escenarios y personajes me gustó. Nada que me llamara especialmente la atención, aunque ya me di cuenta que era una lectura sencilla. Me gusta la sencillez y las frases no muy largas ni complejas. El ritmo que se obtiene al leer o quizás mi forma de asimilarlo me ayuda a seguir adelante sin problemas.

Llegado al punto en que nuestro viejo se adentra en el mar, él solo, podía haberse ido todo al traste. Durante unas páginas me pregunté si seguir o no. Desconecté de la historia y pensé que no era para mí. Podría ser que tuviera un mal día. Miré las páginas que había leído y las que quedaban y me convencí para seguir. Si había podido leer otros libros bien podía leer ese. Y continué.

Menos mal que no lo dejé, porque de nuevo volví a conectar con la historia y con el viejo. Me emocioné y lo disfruté. He llegado a sentir que conozco a ese hombre, que le comprendo y le admiro. Es más, le he cogido cariño. En él veo a mis abuelos. Veo a mis padres.

A veces me pregunto qué habrá querido decir el escritor. Qué habrá querido decir el escultor, el pintor, el músico o el cineasta. En cambio no me pregunto qué propósito o intenciones tiene un trabajador informático cuando realiza su trabajo, por ejemplo. Qué propósito tiene un carnicero, un panadero o un pescador.  Es posible que ensalcemos erróneamente a las personas por lo que hacen y no por cómo lo hacen. Por lo que parecen y no por lo que son.

La mayoría de la gente sencilla, esas personas que nos rodean y a las que estimamos, tienen una esencia similar. He tenido la suerte de encontrar al viejo, aunque ya lo conocía. Me alegro de verlo a mi alrededor y me pregunto si es una ilusión o sólo una esperanza. Si realmente la mayoría somos como Santiago aunque no lo parezca a simple vista.

Me pregunto si a veces perseveramos en la búsqueda de diferencias en vez de simplemente observar las similitudes, lo que provoca la creación de abismos artificiales que podrían acabar siendo insalvables.

Me pregunto qué os ha provocado la lectura de este libro, si lo habéis leído.

Publicado en Entradas, Libros, Nuevas, Otros libros | Deja un comentario

El pensamiento lógico-matemático (José Miguel Sagüillo; Ediciones Akal)

Hace apenas unos días que empezó el otoño y no me acostumbro.

Justo antes de mis cortas vacaciones, que disfruté en agosto, me propuse descansar de lo que me ocupa el tiempo habitualmente y activar el cerebro. Por razones que se me escapan como aire entre los dedos, tengo la impresión de que la rutina diaria me arrastra irremediablemente a un sinfín de horas de existencia que aletargan mi pensamientos. Pensé que alejarme de ella, con los medios que tengo a mi alcance, podría ser lo que necesitaba. Me parecía sumamente importante volver a sentir que vivía y olvidar por un instante la lucha por sobrevivir, buscando el reposo para encontrar algo de la cordura que veía desaparecer.

El horizonte del descanso se hacía imprescindible y decidí que debía aprovechar el tiempo al máximo. Para ello se me ocurrió que debía empezar a despertar mi cerebro algunos días antes para que, llegado el momento, todo estuviera en su punto y no perder ni un solo segundo. Así pues, durante los últimos días de jornada laboral, terminé mi tercera lectura de “Brevísima historia del tiempo”, que llevaba en espera algunos meses.

 Tanto quise adelantarme que me dio tiempo de terminar también el libro al que hago referencia en esta entrada. Es cierto que menos de 90 páginas no cuestan tanto de leer, pero este libro no se deja leer tan fácilmente. Por lo menos a mí no me dejó. Más del 90% de los párrafos/páginas/apartados (usad el sustantivo que os guste más) los leí más de tres o cuatro veces. Ese esfuerzo, el reto que ha supuesto la lectura de este libro, era lo que necesitaba. Ahora bien, uno de los efectos secundarios de mi revitalización cerebral ha sido que cuanto más lo usaba más necesitaba seguir usándolo. Por desgracia la vuelta a la realizad me ha frenado en seco y debo esforzarme de nuevo para no perder todo lo que he logrado. Me planteo pues el objetivo de escribir sobre los libros que he leído este verano y no permitir al agotamiento vencer. Por eso es tan importante tomarse algún descanso, como he hecho con este puente de La Mercè, y me dedico también la jornada electoral a mí.

El citado libro fue una adquisición por internet. Tenía en mi cesta virtual otro libro (un regalo para una amiga) y me dio pena no comprarme uno, así que escogí este de matemáticas. Más bien trata sobre la lógica, ese punto de unión entre las matemáticas y la filosofía. Este fue siempre el punto de la filosofía que más me gustó de las lecciones recibidas en bachillerato. Las recuerdo más que aquellas largas clases sobre Aristóteles, Descartes o Kant. Supongo que era lógico mi interés por la lógica 😎

La lógica es la base de las matemáticas, es la deducción pura y el libro lo explica empezando por definir el lenguaje, el concepto de proposición y lo que se considera consecuencia lógica entre proposiciones. El primer capítulo es una introducción al mundo de la lógica partiendo de lo más básico. Es importante conocer los ingredientes si se pretende cocinar un buen plato. Así pues, aunque a algunos les pueda sonar a chino, es imprescindible comprender este primer capítulo para poder seguir adelante. Una vez puestos los cimientos se detiene, en los dos capítulos siguientes, en el fundamento de la lógica explicando lo que es una hipótesis y poniendo de manifiesto la tricotomía del ser (óntico), saber (epistémico) y creer (doxástica). No sólo en matemáticas es esencial la distinción entre el “ser”, el “saber” y el “creer”. Algo puede ser verdadero (o falso si se prefiere como ejemplo) pero no saberse verdadero, así como algo puede creerse como verdadero y no serlo.

Partiendo de esta distinción tan obvia pero a veces tan poco aplicada en la vida, hay unos principios básicos que me apetece añadir aquí:

  • Toda proposición es verdadera o es falsa
  • No toda proposición es sabida como verdadera o es sabida como falsa
  • No toda proposición es creída como verdadera o creída como falsa
  • Ninguna proposición es verdadera y falsa
  • Ninguna proposición es sabida como verdadera y sabida como falsa
  • Alguna proposición es creída como verdadera y es creída como falsa
  • Toda proposición sabida como verdadera es verdadera y toda proposición sabida como falsa es falsa
  • No toda proposición creída como verdadera es verdadera y no toda proposición creída como falsa es falsa
  • Toda proposición sabida como verdadera es creída como verdadera y toda proposición sabida como falsa es creída como falsa, pero no toda proposición creída como verdadera es sabida como verdadera ni toda proposición creída como falsa es sabida como falsa

 Si nos repitiéramos estos principios hasta tenerlos grabados a fuego en nuestro ser, dejaríamos de cometer errores absurdos. Es tan fácil cometer errores. ¡Maldita sea! En mi caso he cometido un error garrafal hace bien poco. Pretendía comprender (y que se me comprendiera) usando la lógica sobre argumentaciones que me presentaban y que eran puramente dogmáticas.

“Donde comienza la fe, termina la ciencia” (Haeckel)

Volviendo al desarrollo del libro, cuando se tiene claro lo esencial entonces se adentra en los métodos deductivos, las pruebas, deducciones, falacias y paradojas.

Si lo dejáramos aquí, bien podríamos considerar este un buen libro para adentrarse en la lógica y la base del razonamiento deductivo. Un primer paso interesante pero, llegado a este punto ¿por qué no llegar más lejos?

La teoría de la lógica es como toda la matemática. La formalización produce rechazo al público en general. No es distinto lo que siente una persona no habituada a las matemáticas cuando se enfrenta a la formalización, que lo que siento yo cuando intento entender los formularios para hacer la declaración de la RENTA. Nos preguntamos si no podrían hacerlo más sencillo. Personalmente creo que sí, siempre. Es mi filosofía. Eso no significa que deba hacerse más sencillo. Es decir, si este libro no me hubiera resultado complejo no podría considerarlo un reto, un desafío.

“Sin desafíos la vida es una lenta agonía.” (Einstein)

Así pues, a partir del capítulo IV, la cosa se pone interesante. Se define la lógica como entidad en sí misma y cómo la lógica se aplica sobre la propia lógica. ¿Mola o qué?

 

Para terminar, se explican algunos resultados matemáticos de forma bastante superficial, pero suficiente en mi opinión.

El último capítulo propone prácticas deductivas y es agradable poder terminar con una falsa (¿?)  sensación de haber entendido algo de lo que se ha leído 😀

Recomiendo la lectura de este libro si os queréis plantear un reto. Para algunos afortunados será un reto pequeño y otros lo creerán inalcanzable. En mi caso lo calificaré de interesante y creo haber aprendido algunas cosas… en efecto, creo que sé algo más, que no quiere decir que realmente lo sepa.

 

Publicado en Entradas, Libros, Mi colección, Nuevas | Deja un comentario

¿Es cosa mía o este chico es un tesoro?

Consciente de que hace bastante que no me paso por aquí, me parecía mucho mejor retomar la comunicación con algo que me tiene en una nube desde el pasado 28 de Marzo de 2015.  ¿Qué tiene de especial? Resulta que llevo bastantes meses algo desconectada del mundo, soy consciente que no da muy buena imagen pero reconozco que me cuesta llevar las cosas al día. El trabajo me absorbe mucha energía y no consigo recuperarme lo que provoca este nivel vergonzoso de despiste que llevo. Así pues, ese día me encontraba tan a gusto viendo algún episodio de los tantos que tengo pendientes cuando llega a mis oídos la noticia de que Javier Fernández, el patinador español, ha ganado la medalla de oro en el Campeonato del Mundo en Shanghai.

Posiblemente vosotros sí que estáis conectados a la realidad, así que casi seguro que lo habéis visto. Han hablado de él en las noticias, se han escrito artículos en los periódicos, planas enteras hablando de patinaje sobre hielo y de él. ¡Menudo logro! Si es complicado dejar huella en la historia de un deporte tan minoritario en España, si además ha ganado últimamente un montón de medallas y ha quedado a las puertas de una medalla olímpica… Si no fuera ya alucinante todo eso, encima consigue que hablen de ello aquí, en futbolandia. Incluso ha salido en primera página de los diarios. ¡Qué fuerte! ¡Enhorabuena!

En dos entradas anteriores (aquí y aquí) ya comentaba algo sobre aquellos logros tan maravillosos que iba consiguiendo. A partir de ahí a alguien le podría parecer que no es nada repetir la hazaña. No podría estar más equivocado ese alguien. Es asombroso y genial a cada paso que da. Espero sobretodo que siga divirtiéndose, porque realmente se le nota disfrutar y pasarlo bien, y espero también seguir alucinando con él durante mucho tiempo.

Ahora os dejo aquí dos vídeos de Youtube, de entre muchos. Estos días he estado revisando una y otra vez vídeos con la actuación de Javier en Shanghai porque lo vale. Me encanta escuchar los comentarios en italiano (que no me entero mucho pero algo sí que pillo) y en inglés de las diferentes retransmisiones (Eurosport, CBC, NBC…). Lo he visto hasta en ruso, pero ahí sí que ya lo doy por imposible.

Menos mal que hay aficionados que cuelgan esos vídeos, para que los podamos ver. ¡Bravo!

Os dejo las retransmisiones italianas porque me encantan los locutores, no entiendo todo pero me da la impresión que son muy fans de Javier 😉

¡Disfrutadlo!

Espero poder acudir en diciembre a la Final del Grand Prix de patinaje que se vuelve a celebrar este año en Barcelona y espero que Javier esté de nuevo ¡síii!

Publicado en Cajón desastroso, Fan de póster, Nuevas | Deja un comentario

El temblor de la falsificación (Patricia Highsmith; ed. Alfaguara)

He rebuscado en mi memoria pero no recuerdo quién me regaló este libro. Sólo hay dos personas que podrían haberlo hecho y tampoco se acuerdan. Por tanto, no puedo concretar este dato pero sí agradecer el gesto, como indudablemente hice en su momento, y alabar el buen criterio a la hora de escoger el libro.

Esta ha sido una lectura rápida y extraña. Después de leer los tres magníficos libros anteriores se me antojaba leer algo de ficción. Mi mente estaba llena de datos históricos relacionados con el Watergate y de teorías científicas acerca del origen del universo, por ello inicié la lectura de este libro con algunas turbulencias mentales pero con ganas de pasar un buen rato.

Hasta la fecha no había leído nada escrito por la autora, Patricia Highsmith, pero sí había visto adaptaciones cinematográficas de dos de sus obras (Extraños en un tren y El talento de Mr. Ripley). Por desconocimiento, o directamente incultura, pensaba que la autora era una especie de Agatha Christie americana con un extra de frescura o quizás algo más sofisticada que la británica. Dicho esto con todo el respeto y desde el cariño, pues me considero fan de Agatha Christie desde mi adolescencia y lo seguiré siendo cuando esta etapa de mi vida temine… 😛

Como he dicho empecé la lectura con muchas ganas. Impaciencia, tal vez. Iban pasando las páginas y se me iba presentando la vida de un señor, Howard Ingham, a su llegada a Túnez.

Las circunstancias que lo han llevado allí se van explicando a medida que avanza la historia. No desvelo nada diciendo que él es un escritor y ha quedado allí, en Túnez, con un amigo para escribir el guión de una película. El amigo no llega y él tiene que ir pasando los días allí, entablando amistad con algún huésped o empleado del hotel. Tampoco llegan cartas de una especie de novia que ha dejado en Nueva York.

Iba leyendo y me decía a mí misma que algo iba a suceder. Tenía que pasar algo que sorprendiera, que fuera la gran explosión de la historia. Esa parte del argumento que justifica todo lo demás. Pero no llegaba. Así que me vi a mi misma devorando página tras página para llegar a un lugar que ni sabía si existía. Mi impaciencia iba en aumento y lo que ocurría no me parecía clave para la historia. Llegado a este punto, pensaba que pasaría sin pena ni gloria por este libro pero entonces el protagonista tiene dos experiencias que no me resultaron explosivas pero sí insólitas. Entiendo que son esos dos momentos los más memorables y los que deben ser la clave para comprender lo que pasa.

No tengo ni idea de si conseguí llegar a dónde la autora pretendía ni tampoco sé si he entendido algo o más bien doy palos de ciego. Para mí esos dos momentos le dieron sentido y me hicieron pensar en el personaje y en cómo la autora me había manipulado hasta el punto de simpatizar con actitudes y pensamientos que podrían resultar moralmente cuestionables.

La historia no parece compleja y a veces es un poquito predecible, a ratos aburrida, pero reconozco que me ha dejado huella. ¿Cómo es posible que en ese arrebato por encontrar el punto álgido de la obra me haya dejado arrastrar por la misma decadencia que sufre el personaje? Lo que me inquieta es que antes de esos dos momentos de los que hablo no empaticé ni entendí a Ingham. En realidad me parecía un tipo bastante cargante y sin una gota de sangre. En cambio, durante un rato aprobé su comportamiento, para luego considerar que ese pobre tipo es un infeliz sin personalidad. ¿O la que no tiene personalidad soy yo? 😕

Como he dicho antes, no sé muy bien si lo he entendido o si no. La historia no me ha parecido nada del otro mundo, así de entrada, pero sí que me ha dado en qué pensar y eso me gusta. También he de decir que me gustado la forma de escribir de la autora pues no me ha resultado cargante ni pesada. No me arrepiento de haber leído las 326 páginas, pese a que ha provocado que le diera unas vueltas de más a mis pensamientos, y quizás me anime con alguna otra de sus obras.

Publicado en Entradas, Libros, Mi colección, Nuevas | Deja un comentario