La chica del tren (Paula Hawkins; ed. Planeta)

He tenido la suerte de quedarme atrapada por esta historia y en apenas 24 horas terminé su lectura, además de disfrutar de siestas vacacionales reparadoras, unas buenas dosis de paseos por Barcelona (aguantando su calor en agosto) y algún que otro episodio de alguna serie respuesta en algún canal de televisión. Qué gran regalo de Sant Jordi me hizo mi padre este año. ¡Bravo!

Entrando en materia, es un libro algo “tramposo” pero no por contener esas trampas que ofenden porque, a mi entender, no te sientes engañado. Por lo menos yo no me he sentido así. Cualquier novela de suspense debe tener giros o sorpresas que nos atrapen.

Las apariencias y lo peligroso que es fiarse de ellas conforman la esencia principal de la historia. La autora te va descubriendo la verdad poco a poco, cuando va apartando las diferentes cortinas que ha ido desplegando ante ti y que ha ido hilando usando a sus personajes, a partir de las diferentes perspectivas de una misma historia. Todo ese ejercicio te hace ir de un lado a otro pero al final todo encaja para conformar la verdad, esa historia compartida entre todos los personajes y que esperaba agazapada a que alguien la descubriera.

Rachel y Megan son dos mujeres y a partir de sus respectivos recuerdos y vivencias vamos adentrándonos en la historia. Una vez iniciado el camino, alternando a las narradoras y las fechas en las que nos van explicando sus vidas, vamos descubriendo a más personajes hasta que aparece otra mujer importante en escena: Anna. La mirada de todas ellas es importante para llegar a la resolución del rompecabezas pero el peso de la narración recae en Rachel. Ella es la chica del tren. Comenté el libro con una amiga y ambas compartíamos la opinión de querer darle un par de bofetadas. Rachel es un personaje al que cuesta querer pero, cuando se descubre todo el pastel, le das el valor que merece.

26-la-chica-del-tren-autora

Paula Hawkins

Otros ingredientes del cóctel, cuya base es lo poco fiable de las apariencias, son el autoengaño (estar seguro al cien por cien de que conoces a alguien cuando todos sabemos que no es verdad) y la soberbia (esa que todos padecemos al juzgar a la ligera, y algunas veces de manera despiadada, amparándonos en nuestro derecho a tener y expresar nuestras opiniones caiga quien caiga).

Cómo juega con nosotros Paula, sabiendo las debilidades de sus personajes que son las de todos nosotros. Algo tan habitual como expresar una opinión, pero ¿qué es esa opinión sino un juicio o valoración que uno se forma respecto a algo o alguien? Me encantaría interiorizar las bases de lo que considero una existencia plena. Alguien me dijo una vez que intentara ver las cosas sin juzgarlas. Simplemente verlas tal cual son. En los momentos en los que lo he conseguido he experimentado una tranquilidad sorprendente. Lo contrario me pasa cuando no consigo evitar los juicios y después me doy cuenta de lo equivocada que estaba.

El primer error que cometí fue que me molestaba que Rachel y Megan (siendo personajes diferentes) tuvieran muchas similitudes. Me resultaba confuso, al principio, no notar más las diferencias entre ellas. Asumí como un error de la historia mi impaciencia por unos personajes que aún debían evolucionar ante mi y así mostrar sus particularidades.

Acabando con las equivocaciones: hablemos de Cathy, la compañera de piso de Rachel. Esa mujer que se mantiene al lado de Rachel cuando parece que todo el mundo le da la espalda. Me pregunto a cuántos lectores les habrá parecido un poco tontaina por aguantar todo lo que aguanta. Yo lo pensé, lo reconozco. En cambio es el personaje más honesto de toda la historia y su presencia contrasta con los demás personajes, tan centrados en sus prejuicios y cegados por las apariencias.

Esta entrada quedará algo coja porque no contaré nada de la historia. Es mejor no revelar los aspectos clave y que cada uno se acerque a ellos a su manera.

En definitiva, es un libro muy recomendable sobre todo si te dejas llevar y le das un poco de tiempo. Al final todo tiene sentido y puede que te guste o puede que no.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entradas, Libros, Mi colección, Nuevas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s