Asesinatos matemáticos (Claudi Alsina; ed. Ariel)

Este libro también es una adquisición mía. Si no recuerdo mal lo compré el mismo día que “Brevísima historia del tiempo”, del que ya he publicado una entrada que podéis encontrar aquí.

Comentar un libro de este estilo me resulta un poco complicado por su estructura. Es un libro que recopila errores matemáticos y por tanto puede ser entretenido más o menos dependiendo de la calidad de esas equivocaciones. En este caso, la media resulta entretenida pero también se observa cierta repetición que puede provocar que la lectura resulte algo monótona. Esto es debido a que, en general, la mayoría de la gente dispone de unos conocimientos matemáticos básicos y por tanto los errores que se cometen se encuentran en ese escaso margen de conocimiento.

Además debo añadir un componente personal que provocó una pausa de varios meses desde que lo empecé a leer hasta que lo retomé. El agotamiento acumulado en el trabajo (no voy profundizar porque no merece la pena) me llevó a reducir al mínimo mi actividad mental fuera de mi jornada laboral. A veces uno decide ahorrar energías suprimiendo ciertas cosas y esta vez me pasó con la lectura y, de rebote, con el blog.

En el inicio de ese agotamiento este libro me había servido de salvación de otro (que aún no he terminado pero he decidido que lo voy a terminar cueste lo que cueste) al que tenía muchas ganas pero las circunstancias me hicieron cogerle un poco de manía. Nada que un poco de descanso y las pilas cargadas de paciencia no puedan mitigar. Lo conseguiré.

Durante las vacaciones de verano, mi época de recuperación, volví a empezar este libro que nos ocupa y enlacé varios más que iré añadiendo por aquí durante las próximas semanas.

Para entrar en materia mostraré el índice y también he hecho una selección de los que me han parecido más interesantes. Seguro que hay muchos más que será mejor que os encontréis cuando lo leáis.

25-asesinatos-matematicos-indice

Para empezar mostraré una que me ha encantado encontrar casi al principio. Estoy convencida que más de uno ha escuchado en alguna película o traducción mal hecha que cuentan un billón cuando es mucha menos cantidad

La otra la he puesto porque en mi caso se cumple. No tengo muchos conocidos pero entre esos pocos hay dos personas que comparten día de cumpleaños (no es necesario que sean del mismo año). ¡Bien!

Añado la siguiente por su componente informático. Yo misma he visto y codificado ciertas asignaciones aleatorias que tienen como base la hora de ejecución. Vale que luego aplicamos un algoritmo que realmente nos proporciona cierta seguridad en la aleatoriedad requerida, pero qué peligroso resulta intentar ser aleatorio sin tener un bombo a mano.

25-asesinatos-matematicos-p81

Tal y como he comentado antes, los conocimientos matemáticos que tiene la mayoría de la gente son básicos. Suponiendo claro que tienen esos conocimientos. Está claro que la carrera de medicina proporciona médicos que salvan vidas, pero qué peligro tienen algunos.

A ver si con un poco de ayuda gráfica empezamos a asimilar entre todos que las décadas, siglos y milenios empiezan cuando termina el anterior.

25-asesinatos-matematicos-p101

La cita que usa el autor para introducir los errores mediáticos es reveladora. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que Oscar Wilde dijo esto?

La diferencia entre literatura y periodismo es que el periodismo es ilegible y la literatura no se lee.

La anécdota llamada “Realidades inventadas” (sin foto) sirve para ilustrar todos aquellos momentos en los que la fe (sea cual sea) se viste de ciencia para justificar algo que, por definición, no tiene justificación. No debemos olvidar que la fe es creer y la ciencia es saber. No tienen que luchar entre ellas porque no compiten en la misma categoría. Cada cosa en su sitio y un buen plato de espagueti en la mesa. ¿Conocéis el “pastafarismo“? Tan extraordinario como la señora que afirmaba que una torre de tortugas sostenían el mundo.

A veces la enseñanza requiere también un acto de fe. Me parto la camisa con el último párrafo (aumentado):

Así como nos recuerda los errores más comunes con los porcentajes (creados sin duda para nuestra tortura, pensarán algunos), el autor se detiene en otro tema escabroso para la mayoría: las fracciones. Os pongo una que me hace especial gracia porque está claro que las fracciones no fraccionan la sociedad pues atacan a todos por igual y tampoco entienden de fronteras.

Antes de poner una imagen que muestra una gran capacidad de predicción de Bill Gates (ya nos gustaría tener sus dinerillos ¿verdad?) añado un vídeo que me impactó cuando lo vi y que aparece en  el libro.

Aprovecho para decir que estoy suscrita al canal de Youtube de Unicoos y que me está costando mucho verlos todos porque son muchísimos. A ver si los termino y me pongo al día. Si además consigo recuperar algo de conocimiento perdido de física y química será la repanocha.

Ahora lo que os prometía. Es Bill teniendo un mal día:

25-asesinatos-matematicos-p195

La verdad es que la humanidad da para muchos libros de errores. Este de Claudi Alsina es de 2010 y he visto otro del mismo autor del año 2012 y de título “Los asesinos matemáticos atacan de nuevo”. Me lo apunto.

Un par más, a modo de despedida:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Os animo a pasar un rato entretenido leyendo el libro y así conoceréis a Gertrudis Galopante. Si, pese a todo, necesitáis alguna razón más no hay nadie mejor que el propio autor para persuadiros:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entradas, Libros, Mi colección, Nuevas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s