Brevísima historia del tiempo (Stephen Hawking, Leonard Mlodinov; ed. Crítica)

La vida te da sorpresas, como dice la canción. Un día de Merienda de Cine resulta que llegas algo pronto a la cita y decides hacer tiempo en algún sitio cercano pero entretenido. Así terminé aquel día en el Fnac del centro comercial de Las Arenas, mirando por la sección de ciencias ¿Qué otra cosa podía hacer? Comprar dos libros, uno de ellos este pequeño pero interesante “Brevísima historia del tiempo”.

Pequeño pues aunque tiene 203 páginas (sin contar el índice onomástico del final), sus dimensiones 12,5 x 19 cm hace que apenas pese.

Empiezo por el índice, más que nada porque este sí tiene y hay que aprovecharse:

15 Brevísima historia del tiempo p 11

Creo haberlo dicho alguna vez anteriormente, pero en mi calidad de matemática de corazón aunque no tanto de genial capacidad (¡ya me gustaría!), no pude resistirme ante semejante oportunidad. En realidad tuve también en mis manos el original “Historia del tiempo” e incluso me planteé comprar los dos, idea que no fructificó y me acabé decantando por esta revisión. En cierto modo fue un pequeño guiño y  homenaje a mi infantil y tierno deseo de ser astrónoma y descubrir el origen del universo, aquel sueño inocente que me llevó a las matemáticas para terminar sin saber nada, exactamente como al principio de todo 😕

Ante semejantes premisas supongo que ya habréis intuido que me ha encantado, tanto que estoy a punto de releerlo pese a que sólo hace un par de semanas que lo terminé. No sólo eso, me estoy planteando ir a comprar el original para descubrir las diferencias. ¡Sííííííííííííí!

¿Qué podría decir para convencer a todo el mundo que no lo ha leído que lo haga? No tengo ni idea. Hace poco comentando la lectura con un compañero de trabajo me dijo que le aburrió 😯 . Casi me caigo pero ¿qué?  Tiene que haber gente para todo en este mundo.

Lo que haré será cantar mis alabanzas y después me iré a comer que hoy celebramos, con unos días de retraso, el cumpleaños de mi padre.

Como podéis observar en las imágenes, el libro tiene algunas ilustraciones. La única pega que le veo es que son en blanco, negro… más bien todas las tonalidades posibles de gris. Necesitaría algo más de color y nitidez pero tampoco importa mucho pues lo interesante ya se explica en el texto, muy bien explicado por cierto.

Me resultó muy fácil y rápido de leer. Lo llevaba en el bolso y aprovechaba el camino diario de casa a la oficina y de la oficina a casa para leer unas páginas cada día, lo que resultaba poco y me decidía a leer más en mis ratos tranquilos antes de dormir.

Una puntualización antes de continuar, el que haya dicho que fuera fácil no quiere decir que lo entendiera todo a la primera. Algunos párrafos los tenía que leer de nuevo para entenderlos bien (o por lo menos creer que los entendía), sobretodo los ejemplos con los que se explican algunas  de las teorías científicas que aparecen. También decir que los tres últimos capítulos, a partir de los viajes en el tiempo, los volví a leer una vez terminado porque sentía que tenía que hacerlo.

Espero que este pequeño inciso no tire para atrás a nadie, realmente merece mucho la pena y está muy bien explicado. No es un libro técnico sino un libro de divulgación. Educativo.

En el libro se mencionan gigantes como Aristóteles, Ptolomeo, Copérnico, Kepler, Leibniz… Gigantes todos en su aportación a la ciencia y a su desarrollo. Tres de ellos merecen un espacio propio al final y así se lo dedican los autores: Galileo, del que ya he tenido el placer de hablar en una entrada anterior, Newton y Einstein.

Todos ellos han ayudado a que algunos afortunados estén más cerca de obtener las respuestas a las preguntas que muchos nos planteábamos ya desde niños ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos y adónde vamos? Algunos de nosotros también deseábamos conocer todas las respuestas y se nos plantearon diferentes caminos para buscarlas. Lamentar no haber llegado no significa lamentar haber recorrido una parte del camino y provoca que la admiración por aquellos que logran acercarse sea profunda y sincera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entradas, Libros, Mi colección, Nuevas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Brevísima historia del tiempo (Stephen Hawking, Leonard Mlodinov; ed. Crítica)

  1. Hola. Hoy mismo (22 sept 2014) ha salido un artículo en El Periódico que habla de que han comprobado que un reloj va más lento en el espacio a según qué velocidades. No lo he leído íntegramente, pero he pensado que podía interesarte.

  2. Pingback: El temblor de la falsificación (Patricia Highsmith; ed. Alfaguara) | Maite estuvo aquí

  3. Pingback: El pensamiento lógico-matemático (José Miguel Sagüillo; Ediciones Akal) | Maite estuvo aquí

  4. Pingback: Asesinatos matemáticos (Claudi Alsina; ed. Ariel) | Maite estuvo aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s